Búsqueda personalizada

Comparte este Blog

jueves, mayo 22, 2014

De campeones y campeoncitos en tiempos de cólera

Y los compadres siguen en su bronquita de quien es mejor que el otro. Ok ganó y le tocó esta vez a Alianza después de 8 años, en un torneo "inventado" que le hace más daño a nuestro ya alicaído futbol peruano. Felicitaciones aliancistas de verdad. Pero, la pregunta del millón es: Cuando iremos al mundial con este futbol tan misio y escuálido? Dejemos de lado la camiseta por un ratito U, Alianza o Cristal ?... Si nosotros que celebramos campeonatos que parecen de torneos de segunda, copitas por aquí, torneos internacionales con equipitos de media tabla, o de segunda, placas recordatorias, prensa vende humo, prensa infla pelotero, ampays y juergas con seudo modelos, maleantes disfrazados de hinchas, ídolos de barro, argolla en la selección, corrupción dirigencial, entrenadores mano débil, barras bravas, árbitros comprados o vendidos, grandes empresas lucrándose de los pobres que van a ver a esos jugadores. A ellos que cuando dicen torneo internacional, nunca aparecen y nadie les reclama y solo salimos a gritar los triunfos locales y los ponemos en un pedestal tan alto como si ganásemos la Copa de campeones o la clasificación al mundial. Más ganas he visto en el Mundialito del Porvenir al menos pa' chuparse un "jonca" de chela o ser el más "bravo" del barrio defendiendo su cuadra. Y a estos "peloteros" de primera que les pagan un dineral de clubes quebrados y endeudados no se los ve en una portada deportiva por hacer una campaña decente sino por salir en un ampay con una trampa o borrachos diciendo que no son ellos. Es así amigo hincha, celebremos entonces pues una Copa Inca o un torneo descentralizado así como celebramos el día del ceviche, el día del pollo a la brasa o el día del huevo frito por solo creer en el marketing de un cocinero y la prensa patriotera que nos vende a diario el que somos conocidos mundialmente y al salir nos damos cuenta de la dura realidad que nadie o pocos nos conocen en arduas peleas de gallo. Ya no me sorprende cuando nos subimos al coche de que nos urge celebrar algo y se siente bonito, pero se olvida rápido. A veces no darnos cuenta del problema mayor es una constante y cuando ya no nos podemos levantar o el golpe es tan duro buscamos culpables o nos desencadenamos en un debate sin pies ni cabeza como he leído a lo largo del día. Hasta el día de hoy hay muchas generaciones sin ver a ese futbol que nos apasiona crecer ni un paso hacia adelante. Nos queda sólo vivir del vago recuerdo del España 82. Quizás algunos ni habían nacido para verlo. Y a la vez es más continuo el refrán histórico jugamos bonito pero perdimos como siempre. Quisiera algún día escuchar y decir Perú jugo bonito y ganamos internacionalmente. Despierta querido Perú!