Búsqueda personalizada

Comparte este Blog

martes, marzo 24, 2009

Despues de ese mes en Peru...


A casi un mes de mi viaje a Perú, me estoy dando la oportunidad de expresar ese místico e intenso sentimiento que después de muchos años uno siente al tocar el suelo que nos ve nacer.

Al salir de Dulles International Airport en USA, ya se sentía la adrenalina el correr por las venas, el solo hecho de llegar a Lima era una sensación indescriptible. Copa Airlines hacia escala en Panamá City para luego enrumbar hacia Perú.

Ya llegando a Perú fue una buena experiencia, la verdad me quede sorprendido de cómo había cambiado el Aeropuerto Jorge Chávez, tiene ahora si una categoría Internacional que tanto se había esperado. Hasta el mismo personal, no se si era por la emoción, me recibieron muy bien y hasta me decían “gracias”. Joseph fue el primero en recibirme, luego vino Tío Daniel, los abrazos correspondientes y luego a treparse al taxi. El recorrido a casa fue increíble, muchos cambios en San Miguel en San Isidro en Miraflores y obviamente en Surquillo. Al llegar a casa la primera en aparecer y de estar súper alegre de ver es la Abue Roxana, nadie como ella, al pensar en ella me hace extrañarla mucho.
Luego Papa Jaime diciéndome los planes que tenía para los días de mi estadía. Y luego Tía Lola diciéndome que quería comer. No hay nada como llegar al hogar. Ese sentimiento es inigualable.

Ya reponiéndome del “shock cultural” y de la comida que es indispensable el las visitas a Perú, tenia que contactarme con la gente que deje de ver hace mucho tiempo. El vinculo con los amigos de verdad esta por muchos lados. Cabe recalcar que siempre fui muy “amiguero” y que en cada círculo tengo grandes y pocos amigos… pero de esos pocos se hace un grupo humano increíble.

Los primeros son los amigos de la Promoción, los cuales después de 18 años nos encontrábamos en el Colegio. Una pichanguita, un salud con algunas cervezas, bromas van bromas vienen, y muchos recuerdos. Fue reconfortante ver que muchos compañeros de clase aun se conservan con muy buena vibra.

Luego la gente de Cibertec, la gente de mi barrio, y los buenos amigos que esperaban mi llegada y de los que sabían de mí pero nunca me conocieron en persona. Obviamente en el transcurso de la visita en Perú casi dos semanas fueron dedicadas a la familia y a la burocracia limeña ya que tuve que hacer muchos tramites por los asuntos que mi madre dejo pendientes al fallecer.

Hablando de mamá, fui a verla, la extraño mucho, me hace mucha falta. Ella sabe que cada día esta en mi corazón y se que ella me guía y me fortalece en cada decisión que tomo. De igual modo fui a ver a Abuelita Iralda, como le dije ella sabe que nunca puedo olvidarme de ambas. Su recuerdo es mi empuje y mis ganas de hacer las cosas bien y seguir adelante con todo. Las amo.

Las visitas familiares fueron muchas y a la vez pocas, hubiera querido poder más tiempo para poder estar con todos. Pero será para la siguiente vez, espero que sepan comprender, se que lo harán.

En conclusión mi visita en Perú fue larga pero corta para las miles de cosas que quedaron pendientes para mi siguiente visita. Gracias totales a cada uno de los familiares, a los amigos de verdad, y a los de mentira también!
No hay más que decir… Como el Perú, ninguno! :)

2 comentarios:

P.E.P.E. ® dijo...

la sensacion de regresar nos trae siempre esos recuerdotes chino.. esas cosas que se vivieron y nunca mas se volveran a pasar.. pero se quedan en la mente...

Igual espero poder encontrarnos este año si es que vas. y si es que yo tengo la posibilidad de ir.

Un abrazo chinaso
PD: Daniel no envejece no?
O sea.. creo qu etiene como 65 años y esta igualito no?
jajajaja

Jaime ® dijo...

Si manito... tiene que ser como sea ya sabes ... El tio Daniel, la Abue y todos de la family se acuerdan de ti oajla y nos veamos este año del "amor"... Salud!!